Arte Terapia y Neuroplasticidad Cerebral en personas mayores con demencia

17.06.2019

Por: Mónica Jorquera Cox y Patricia Manubens Moltedo

El envejecimiento de la población es uno de los fenómenos de mayor impacto en el mundo, las proyecciones de población adulta mayor van en aumento considerable y las enfermedades asociadas a la vejez también, una de las enfermedades más temidas en la sociedad son las demencias, considerada por la Organización Mundial de la Salud OMS (2013), un problema de salud pública

Este ensayo muestra brevemente la bibliografía que hay en relación a Arte Terapia y Neuroplasticidad cerebral en personas mayores con demencia, se describe también desde la neurociencia la importancia de estimular el cerebro sobretodo en áreas que aún se mantienen indemnes en la demencia, es un tema donde falta más investigación científica para demostrar los beneficios de otras áreas del cerebro. En Chile no hay estudios científicos publicados relacionados al tratamiento de Arte Terapia en personas con demencia, por lo que se hace necesario trabajar más en esta área para poder mejorar la calidad de vida de una gran cantidad de personas mayores y sus familias

Envejecimiento Mundial y su impacto

El envejecimiento de la población responde a un proceso global, multidimensional y sistémico. La proporción de personas mayores está aumentando rápidamente en todo el mundo. Según se calcula, entre 2015 y 2050 dicha proporción casi se duplicará, variando de un 12 a un 22%. En números absolutos, el aumento previsto es de 900 millones a 2.000 millones de personas mayores de 60 años. ( Servicio nacional del adulto mayor, SENAMA, 2015) Los adultos mayores pueden sufrir problemas físicos y mentales que es preciso reconocer. (OMS 2016)

Chile se encuentra ya en una etapa avanzada del envejecimiento y sus indicadores están entre los más altos de la Región Latinoamericana con un 15,7% (Thumala, Arnold, Massad & Herrera, 2015). El aumento de la expectativa de vida trae a la vez una serie de desafíos en todos los ámbitos de las personas mayores, especialmente en salud, por la aparición de las enfermedades asociadas a la vejez que deterioran la calidad de vida, la pérdida de autonomía y la funcionalidad, como es en el caso de las demencias.

Según la Corporación Profesional de Alzheimer y otras Demencias COPRAD, (2012) las demencias se caracterizan por un deterioro adquirido y persistente de una o más capacidades cognitivas, generalmente asociadas a alteraciones conductuales y de severidad suficiente para causar una pérdida de la autonomía. Entre los principales tipos de demencia están: la enfermedad de Alzheimer, las demencias vasculares y otros tipos de enfermedades neurodegenerativas.

La demencia es un síndrome, un grupo de signos y síntomas sin un trastorno específico identificado. Es uno de los principales problemas de salud pública del siglo 21 (Greene, 2004). Las formas, o causas de la demencia son múltiples y diversas, se calcula que el 60% o 70% de los casos representa a la enfermedad de Alzheimer que es la forma más común de demencia: los límites entre las distintas formas de demencia son difusos y frecuentemente coexisten formas mixtas. Actualmente no hay ningún tratamiento que pueda curar la demencia o revertir su evolución progresiva. (OMS, 2013)

Según Alzheimer's Disease International ADI (2015), se estima que 46,8 millones de personas viven con demencia. Este número casi se duplicará en 20 años, llegando a 74,7 millones en 2030 y 131,5 millones en 2050. Se estiman más de 9,9 millones de casos nuevos de demencia cada año en todo el mundo, lo que implica un nuevo caso cada 3,2 segundos, es por esto que la OMS (2013), lo declaró como una prioridad en Salud Pública.

A su vez, la demencia es una de las mayores causas de discapacidad en la vejez. El impacto y la calidad de vida de las personas con demencia se deteriora profundamente junto a la de sus cuidadores por los síntomas psicológicos y del comportamiento asociados a esta enfermedad. (OMS, 2013)

En Chile el 1,06% de la población total país tendría algún tipo de demencia; en los mayores de 60 años, el 7,1% de las personas presenta deterioro cognitivo, el que aumenta exponencialmente sobre los 75 años, alcanzando 13% en las personas entre 75-79 años y 36,2% en los mayores de 85 años, COPRAD (2012).

Importancia del Arte Terapia como tratamiento

La importancia de la actividad de arte como un proceso curativo en sí mismo fue destacado por una fundadora americana del Arteterapia, Edith Kramer, quien consideraba que dedicarse al proceso de creación de arte daba la oportunidad de exteriorizar, volver a experimentar y de resolver sentimientos conflictivos (Kramer 1958), citado en Sánchez (2011), trabajando con el objeto de arte como un «recipiente de emociones».

Experiencias de Arte Terapia en pacientes con demencia en Estados Unidos e Inglaterra, (Jensen, 1997; Kahn- Denis, 1997; Rusted, Sheppard, & Waller, 2006; Safar &Press, 2011), citado en Ehresman (2014) y Greene (2004), aducen el fortalecimiento de áreas del cerebro que se mantienen intactas y que con la Arte Terapia se pueden seguir fortaleciendo a través de la neuroplasticidad, mejorando así la calidad de vida, la comunicación y el comportamiento entre otros beneficios.

En relación a la definición de Arte Terapia Klein (2008) afirma que:

"El arteterapia es un acompañamiento de personas en dificultad (psicológica, física, social o existencia) a través de sus producciones artísticas, obras plásticas, sonoras, teatrales, literarias, corporales y bailadas. Es un trabajo sutil que toma nuestras vulnerabilidades como material y busca... permitir al sujeto re-crearse a sí mismo... es también el arte de proyectarse en una obra como mensaje enigmático en movimiento y de trabajar sobre esta obra para trabajar sobre sí mismo". (p. 13)

También es importante mencionar la definición de Arteterapia según la Asociación Chilena de Arteterapia ACAT donde:

"Se conceptualiza el Arte Terapia como una disciplina que se fundamenta en las creaciones visuales que realiza una persona con diversos materiales artísticos para la creación de una obra visual. Este proceso creativo da lugar a una reflexión entre creador/a y arteterapeuta en torno a la obra, pudiendo observar, dar un significado y elaborar la experiencia".

En Chile el Arte Terapia surge a mediados del siglo XX donde se empieza a visualizar la importancia del arte como agente terapéutico gracias a las iniciativas de artistas y profesionales de la salud mental, es así como el valor diagnóstico y terapéutico del dibujo y la pintura es investigado por el psiquiatra Rafael Torres en el año 1950, junto a educadores de Arte y otros profesionales, en pacientes del Hospital Psiquiátrico de Santiago. (Serrano, 2008)

La terapia artística inició su desarrollo en los talleres artísticos en los años 50 y comienzos de los 60, esto en el contexto de un conjunto de factores sociales y culturales que dieron el espacio para el desarrollo de actividades artísticas en los hospitales psiquiátricos. (Reyes, 2010).

El Arte Terapia como un tratamiento para las personas con demencia puede mejorar la calidad de vida, a través de los beneficios que se derivan del uso del arte visual para comunicar la experiencia interior y conectarse con otros. (Ehresman, 2014). 

Las terapias en Artes Creativas empiezan a recibir atención por los posibles beneficios en el comportamiento y en la calidad de vida de las personas con demencia (Gerdner, 2000), citado en Ehresman (2014). El Arte Terapia en particular, puede proporcionar una forma única de tratamiento que podría apoyar aquellos diagnosticados con demencia, proporcionando un medio de auto-expresión. Los resultados de los estudios existentes sobre terapia de arte para las personas con enfermedad de Alzheimer han encontrado beneficios prometedores (Jensen, 1997; Kahn- Denis, 1997; oxidados, Sheppard, &Amp; Waller, 2006; Safar &Amp; Press, 2011), citados en Ehresman (2014).

En el caso de las demencias la relevancia es que el Arte Terapia puede entregar grandes beneficios para apoyar a los pacientes ya diagnosticados, proporcionando en algunos casos el único medio de auto-expresión; ya que se ha visto que los procesos creativos pueden reforzar conexiones sinápticas alterando la estructura y el funcionamiento neuronal, beneficiando a los enfermos de Alzheimer a nivel biológico (Andreasen, 2006), citado en Ehresman (2014).

Neurociencia y Arteterapia

La Arteterapia históricamente se ha resistido a una asociación con la ciencia y ha favorecido la postura basada en el arte en su filosofía y práctica. Sin embargo, los recientes hallazgos científicos acerca de cómo las imágenes influyen en las emociones, los pensamientos, el bienestar y la forma en que el cerebro y el cuerpo reaccionan a la experiencia de dibujo, pintura, u otras actividades de arte, están explicando por qué la Arte Terapia puede ser eficaz en una variedad de poblaciones. (Malchiodi, 2003). La relación entre la neurociencia y terapia de arte es muy importante ya que influye en todas las áreas de la práctica (Malchiodi, Riley, y Hass-Cohen, 2001), citado en Malchiodi (2003).

El Arteterapia también ayuda a ejercer esas áreas del cerebro que todavía están funcionando bien, aumenta la calidad de vida proporcionando oportunidades para la estimulación sensorial y la autoexpresión Wald (1986), citado en Greene (2004).

En la demencia, muchas habilidades altamente especializadas de la vida adulta pueden resultar relativamente resistentes al daño cerebral mientras que otras habilidades de bajo nivel pueden ser vulnerables a la destrucción. En la enfermedad de Alzheimer son los lóbulos temporal y parietal del cerebro los que son afectados con intensidad. Estas son las regiones del cerebro que regulan muchas actividades intelectuales de alto nivel como el lenguaje. Los lóbulos frontales, que gobiernan funciones motoras y del habla y donde la personalidad y el control emocional residen, se mantienen intactos hasta las etapas finales de la enfermedad (Gardner, 1974), citado en Greene (2004).

La literatura sugiere que en las intervenciones de Arte Terapia se benefician: la reconstitución y la rehabilitación de las discapacidades físicas (Kaplan, 2000; Menzen, 2001); la promoción de la salud mental, emocional y física (Kaplan, 2000; Malchiodi, 1999a, 1999b); y la mejora del crecimiento cognitivo y emocional (Kaplan, 2000; Menzen, 2001; Rosal, 1992), citados en Lusebrink (2004)

En la rehabilitación de pacientes con accidente cerebrovascular, los pacientes de Alzheimer y los esquizofrénicos crónicos, la acción cinestésica puede servir como un agente reconstituyente en que puede estimular los recuerdos motores, incluidas aquellas secuencias de acciones motoras (Lusebrink, 2004)

La estimulación sensorial, la exploración y el juego con los medios de comunicación artísticos facilitan la formación de imágenes y el uso de diferentes materiales táctiles, tales como arena, agua, semillas y piedras, estimulando los sistemas sensoriales y motores de los individuos que sufren de daño cerebral orgánico o traumático, la interacción táctil con medios fluidos, tales como pintura de dedos, añade aspectos adicionales a la estimulación que incluyen el color (Kahn-Dennis, 1997), citado en Lusebrink (2004)

Hay documentación de casos de artistas afectados de demencia cuyas habilidades se han preservado durante mucho tiempo a lo largo de su enfermedad, incluso después de que otras funciones cognitivas presentasen severos déficits, (Cummings, Miller, Christensen, & Cherry, 2008; Fornazzari, 2005), citado en Ullán (2011). También están documentados casos de personas con enfermedades neurodegenerativas que han desarrollado intereses y habilidades artísticas que no tenían antes de su enfermedad (Bruce L. Miller, Boone, Cummings, Read, & Mishkin, 2000; B. L. Miller et al., 1998), citado en Ullán (2011)

El arte es una actividad específicamente humana asociada fundamentalmente con la cognición abstracta y simbólica pero a diferencia del lenguaje, las habilidades y la creatividad artística aparecen vinculadas con amplias, diversas y redundantes zonas cerebrales (Zaidel, 2010), citado en Ullán (2011), lo que podría explicar la persistencia de su funcionalidad, incluso en el caso de personas con daño cerebral o demencia. Y si la compleja creatividad artística parece notablemente resistente a las afecciones cerebrales, también los comportamientos de apreciación estética parecen preservarse en el caso de personas con enfermedad de Alzheimer, al menos durante las primeras etapas de la enfermedad. (Halpern, Ly, Elkin-Frankston, & O'Connor, 2008), citado en Ullán (2011).

Demencia y Proceso Creativo

Investigaciones también han comprobado que las habilidades de dibujo pueden deteriorarse en cuanto a la exactitud y el detalle de una copia por la disminución de la capacidad visual espacial de los enfermos con AD, pero no disminuye la capacidad artística creativa, (Miller & Hou, 2004, Caselli, 2009), citado en Ehresman (2014), estando presente la agudeza visual y el reconocimiento del color (Mendez, Méndez, Martin, Smyth, & Whitehouse, 1990), citado en Ehresman (2014). Existe también una cantidad de estudios de casos, donde destaca el del artista Willem de Kooning, quien sufrió de Alzheimer pero siguió pintando gran parte de su vida, con un cambio de estilo radicalmente diferente (foto se observa simbólicamente en la flor, la aparición de la demencia durante los años).

La expresión artística puede contribuir a generar nuevas perspectivas y promover la resiliencia emocional, el estado de ánimo y la autoestima. La Arte Terapia, promueve el bienestar mediante el fortalecimiento de redes de apoyo y la autoexpresión, en personas con demencia, además de sugerir el fortalecimiento de las conexiones sinápticas estimulando varias regiones del cerebro.

Los arte terapeutas defienden que el proceso creativo beneficia la estimulación sensorial, la interacción social y la creatividad (Greene-Stewart, 2004), citado en Ehresman (2014), la creación de obras permite expresar pensamientos y emociones que son difíciles de comunicar en los pacientes con Alzheimer, y es en el proceso creativo donde el arte terapeuta debe poner especial énfasis, cuando trabaja ya sea en forma individual o como grupo, debe conocer el historial del paciente para contenerlo de acuerdo al nivel de desarrollo de la enfermedad y tener precauciones como; que las obras se firmen para que no queden al olvido (Jensen, 1997), citado en Ehresman (2014). El grupo de población con Alzheimer es por lo general infantilizado, por lo que también el arte terapeuta debe cuidar la elección de materiales, sin embargo, debe considerarse en forma individual las capacidades mentales de cada paciente.

Rol del arteterapeuta

El rol del arteterapeuta con pacientes diagnosticados con demencia Alzheimer (AD) cumple con varias facetas, debe ser principalmente flexible en algunos casos y en otras directivo; facilitador y acompañante de los procesos creativos ya que el comportamiento de los pacientes no es siempre el mismo. En la primera etapa de la enfermedad es beneficioso realizar sesiones grupales cerradas no directivas, donde el o la terapeuta deja libertad en el proceso creativo del paciente, tomando el rol de observador. A medida que la enfermedad avanza, el rol de el o la terapeuta es el de acompañar al paciente, siendo un facilitador en el proceso creativo, para muchas veces al estar aún más avanzada la enfermedad, ser una figura constante e incluso intervenir en la obra del paciente, siendo ahí un facilitador hacia el paciente a terminar su obra. El arteterapeuta deberá ser flexible también ya que los síntomas y etapas de la Enfermedad de Alzheimer variarán entre los miembros del grupo y el terapeuta de arte tendrá que adaptarse para satisfacer las necesidades de cada miembro.

En otras situaciones el arte terapeuta deberá ser directivo y apoyador para evitar situaciones embarazosas o riesgosas para el cliente y aquí la terapia artística deberá tener límites y con materiales fácilmente controlables, el control personal del medio ambiente ayudará a los clientes a sentirse seguros durante la sesión de terapia de arte, en los casos en que el paciente experimente frustración y enojo frente a la incapacidad de expresar correctamente estas emociones, el terapeuta de arte debería apoyar conductas positivas y no reaccionar negativamente ante comportamientos indeseables presentándose tranquilo, relajado y ofreciendo apoyo al paciente (Hanneman, 2006), citado en Ehresman (2014).

Experiencias en Chile

Denisse Brito, Enfermera académica de la Escuela de Enfermería de la Universidad Diego Portales, lidero una experiencia de Arte Terapia en adultos mayores entre 65 y 75 años institucionalizados, en el año 2016 la que fue expuesta en XX Congreso de Geriatría y Gerontología de Chile (2016), la investigación cualitativa da como resultados que los adultos mayores participantes mencionaron; tranquilidad, alegría, identificación con ellos mismos, mejoría en su motricidad, motivación, posibilidad de ser escuchados, comprensión de su pasado y una necesidad de mejorar su calidad de vida, se observó también mejoría de la memoria.

Es importante señalar la preocupación desde el Servicio Nacional del Adulto Mayor en relación al tema, donde la ex Directora Nacional Rayen Inglés Hueche, afirma:

"La integración social y bienestar en la vejez dependerán de la manera en que cada persona asuma su actual y futura vejez, como parte de una etapa de la vida que es, o será, la más larga y compleja del ciclo vital y que, por ende, es donde se expresan y cristalizan con mayor fuerza los desafíos que asuma la sociedad en su conjunto para abordar el fenómeno". (Thumala et als ,p 8, 2015)

Conclusiones

El envejecimiento a nivel mundial y específicamente en Chile, nos indica la relevancia de asumir responsabilidades frente a la población de adultos mayores. Así mismo, el aumento de personas con demencia y la baja inversión estatal al respecto, nos indica la necesidad de trabajar en su etapa temprana de la enfermedad con el adulto mayor, más aun con las experiencias positivas documentadas en relación a la neuroplasticidad cerebral, buscando a través del arte terapia prolongar y mejorar la calidad de vida de estos pacientes y de sus familias. El rol del arteterapeuta es relevante en el trabajo con personas que padecen demencias, destacando la versatilidad para modificar su actuar frente a dificultades que pudiesen aparecer en la construcción del proceso creativo, colocando en práctica su experiencia y conocimientos, es acompañante de la persona orientando su trabajo, apoyando y permaneciendo atento al paciente para facilitar su proceso creativo.

Referencias Bibliográficas

- Alzheimer's Disease International ADI (2015): World Alzheimer report 2015, the global impact of dementia an analysis of prevalence, incidence, cost and trends disponible en: https://www.alz.co.uk/research/WorldAlzheimerReport2015-sheet.pdf

[consulta 01 agosto 2016]

- Corporación Profesional de Alzheimer y otras demencias (2012) Enfermedad de Alzheimer y otras demencias en Chile, Propuesta de un plan nacional de Alzheimer y otras Demencias disponible en:

www.coprad.cl/coprad/wp-content/uploads/2012/12/Resumen_ejecutivo.pdf

[consulta 12 agosto 2016

- Ehresman, C. (2014) From rendering to remembering: Art therapy for people with Alzheimer's disease, International Journal of Art Therapy, 19:1, 43-51, Taylor & Francis, Londres, Inglaterra. disponible en: https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/17454832.2013.819023#.V13-HY-cHIU [consulta 02 agosto 2016]

- Greene, E. (2004) "Art Therapy and Neuroscience Blend: Working with Patients Who Have Dementia", Art Therapy: Journal of the American Art Therapy Association, 21(3) pp. 148-155 © AATA, New York disponible en: https://files.eric.ed.gov/fulltext/EJ682599.pdf [consulta 4 agosto 2016]

- Klein, J., Bassols, M., Bonet, E. (2008)»Arteterapia. La Creación como Proceso de Transformación». Editorial, España

- Lusebrink, V. (2004) Art Therapy and the Brain: An Attempt to Understand the Underlying Processes of Art Expression in Therapy Art Therapy: Journal of the American Art Therapy Association, 21(3) pp. 125-135 Palo Alto

disponible en: https://files.eric.ed.gov/fulltext/EJ682596.pdf [consulta 10 julio 2016]

- Malchiodi, C. (2003) "Handbook of art terapia". The Guilford Press A Division Of Guilford Publications, Inc., New York, Chapter 1 a brief history of art therapy, Chapter 2 Art Therapy and the brain, Chapter 23 Clinical Art Therapy with older adults

disponible en: https://terapiasdearte.blogspot.com [consulta 10 agosto 2016]

  • Ministerio de Salud (2009) "Encuesta Nacional De Salud"
  • OMS Organización Mundial de la Salud, Salud mental y Adultos mayores, abril 2016

- Organización Mundial de la Salud OMS (2013), Demencia una prioridad de Salud Pública. Washington, D.C disponible en: https://apps.who.int/iris/bitstream/10665/98377/1/9789275318256_spa.pdf

[consulta 7 de agosto 2016]

- Reyes, P. (2010). "Arte terapia en el tratamiento de personas con trastornos mentales severos: reflexiones, evidencias y retos" [en línea]. Revista Digitalis. Febrero. .

disponible en: https://ismet.es/digitalis/articles.php?id=126 Consulta [17 de agosto de 2016 ]

- Sánchez, C. (2011) "Creatividad, arte y arte terapia. Una herramienta eficaz en la escuela autoría: Reflexiones y Experiencias en Educación" Revista clave 21

disponible en https://www.clave21.es/files/articulos/E15_Creatividad.pdf

[consulta 01 agosto 2016]

- Servicio nacional del adulto mayor, SENAMA, Cuarta encuesta nacional de inclusión y exclusión social, Colección estudios, 2015

- Serrano, P. (2008) "Desarrollo del Arte Terapia en Chile" Arteterapia - Papeles de arteterapia y educación artística para la inclusión social Vol. 3/ 2008 (págs: 17-22)

disponible en: https://revistas.ucm.es/index.php/ARTE/article/viewFile/ARTE0808110017A/8837

[consulta 06 agosto 2016]

- Thumala, D., Arnold, M., Massad, C., Herrera, F. (2015) "Inclusión y Exclusión social de las personas mayores en Chile". Santiago: SENAMA - FACSO U. de Chile. Ediciones Servicio Nacional del Adulto Mayor.

Ullán, A. (2011) "Una experiencia de educación artística contemporánea para personas con demencia. El proyecto ar.s: arte y salud" AR.S Proyect: Art & Health Universidad de Salamanca Arte, Individuo y Sociedad 2011, Vol. 23 Núm. Especial, 77-88

disponible en: https://revistas.ucm.es/index.php/ARIS/article/viewFile/36745/35577