Testimonios 

Arte Terapia durante tratamientos de alta complejidad - FIV

Fueron un gran aporte las sesiones para nosotros como pareja y también de manera individual. Nos ayudó bastante para llevar el procedimiento con más tranquilidad.

Me gustó mucho contar con la posibilidad de hacer una terapia acompañante del proceso. Era nuestro segundo intento, y en ese aspecto ayudó a canalizar las inseguridades, temores y ansiedad del porque tener que hacerlo (por que nos tocó así) y por supuesto del incierto día de resultado. Nos ayudó a estar más tranquilos y confiados, y creo que fue muy importante para que nos fuera bien y ahora podamos disfrutar de nuestro bebé.

María Paz

Puedo decir que llegué a la terapia en un momento desesperado, después de un primer fracaso de FIV y para lograr estabilizarme para un segundo intento, también para poder desahogarme de miedos y culpas que obstaculizaban lo que más deseaba. Cada vez que iba sentía un poco de pudor de volver siempre con los mismos rollos que consistían en hacerme un boicot emocional, amedrentarme y maltratarme con diversos pensamientos y sentimientos de frustración, ansiedad y poca valoración personal, pero en el transcurso de cada sesión me sentía mejor, comprendida, alegre, finalmente me iba renovada, liviana, con un poquito más de conocimiento sobre mi misma y del porque mi mente me provocaba tanto conflicto y con una técnica o herramienta a que echar mano en los momentos "peak". La terapeuta siempre manifestaba mucha empatía, cercanía y atención con mi evolución y lo que necesitaba, lo que me hacía sentir muy bien y agradezco mucho.

Bueno, después de unos meses decidí ir por el segundo intento, en el cual tampoco me fue bien, porque aún no estaba 100% preparada. Luego hicimos una terapia grupal, la cual fue muy positiva; el hecho de conocer experiencias similares a la mía, de mujeres en el mismo proceso de buscar maternidad por medio de la FIV. Pasó el verano y volví a retomar mi tratamiento al inicio de este año con mucha más decisión y seguridad en mi misma y aplicando lo aprendido en momentos de estrés, que si bien no desaparecieron por arte de magia, me sentía más segura, aplicaba los consejos recibidos y me concientizaba que esos miedos no me pertenecían y es así como en mi tercer intento, mi cuerpo reaccionó a la maternidad, mi mente más relajada y positiva, que fue muy importante, entregada a lo que fuera iba a ser lo mejor para la familia que tanto deseaba concretar con mi pareja, con un hijo de los dos; y se nos dio el milagrito... actualmente estoy embarazada de 3 meses de un precioso niño, todo va perfecto y mi regalito llegará a fines de abril del próximo año.

Gracias

Con mucho cariño,

María José

Me aportó mucho el arte terapia. Aunque trabajo en el área social y cuento con herramientas, el arte terapia me hizo detener y pensar en mi, en mi pareja y en mi futuro bebé.

Aprendí a bajar las revoluciones, que no estoy sola y que depende de mi tranquilidad y autocuidado que todo resulte bien,

Aprendí a escucharme, a priorizar mis necesidades y a conocer que nos une con mi pareja.

Nos sirvió mucho la terapia a ambos y creo que fue fundamental dentro del proceso de embarazo. Agradezco porque ese día martes, de la transferencia, me ayudó a estar más tranquila.

Viviana